Seguidores solares para plantas fotovoltaicas SNPV tracker

Diseño del seguidor SNPV tracker

SENER ha abierto una nueva línea de negocio para plantas solares con tecnología fotovoltaica. Se trata de un seguidor solar fotovoltaico denominado SNPV tracker. Este nuevo producto se ha desarrollado en alianza estratégica con la empresa iDasein, de forma que SENER se encarga de la revisión de diseño, la integración, la industrialización, las compras y la comercialización del seguidor, mientras que iDasein lleva a cabo el diseño de detalle del seguidor, participa en la industrialización y aporta su conocimiento del mercado fotovoltaico.

Por su parte, SENER brinda su experiencia como proveedor de productos tecnológicos de alto valor añadido para plantas solares (desde heliostatos a captadores cilindroparabólicos –el sistema SENERtrough®–, receptores, sistemas de almacenamiento…) y en su liderazgo en la ingeniería y construcción de centrales solares termoeléctricas para diversos clientes del sector energético, con más de 2.060 MWe instalados en España, Marruecos, Sudáfrica y EE UU.

Ambas empresas han dado lugar a una familia de seguidores SNPV tracker que comprende tanto seguidores monofila como multifila (de hasta 15 filas), con seguimiento en un único eje y configuración 2V (2 módulos en vertical). Cada seguidor solar abarca un área de 180 m2 compuesta por 90 módulos fotovoltaicos y 45 m de longitud total por fila. De este modo, cada bloque multifila ocupa 2.700 m2, con 1.350 módulos. Gracias a su diseño, el peso total de la estructura se ha reducido en un 20 % en relación con otros modelos del mercado.

Además, SENER ha desarrollado un software, denominado Oruga 2.0, que lleva a cabo un análisis conjunto de la implantación de seguidores y del movimiento de tierras, así como de la combinación de trackers del tipo multi y mono-fila, y la pendiente apropiada para cada hilera, con el objetivo de optimizar el coste total del proyecto.

Igualmente, el montaje de estos seguidores tiene lugar en el propio emplazamiento, donde se coloca una carpa de cerca de 500 m2 para ensamblar la estructura completa, incluidos los módulos y su conexión, con una cadencia de 1 MWp por día.

El objetivo es reducir el coste global del campo solar mediante la aplicación de métodos de fabricación y montaje propios de una producción en serie y limitar las actividades en campo al montaje y alineamiento de apoyos y conexionado final de los tramos.

En estos momentos, además de estar completando la certificación del producto, se está montando un prototipo en una de las plantas solares termoeléctricas de Torresol Energy, en el complejo Valle 1 y Valle 2, que quedará operativo entre julio y agosto.