Motor de plasma helicón para propulsión espacial

SENER, en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), trabaja en el desarrollo de un motor de plasma helicón para propulsión en el espacio. Se trata de una novedosa tecnología de propulsión eléctrica en la que se han interesado empresas e instituciones como la Agencia Espacial Europea (ESA), pues puede suponer una alternativa competitiva a los motores empleados en la actualidad.

Motor de plasma helicón para propulsión espacial

El motor de plasma helicón se compone de una antena que emite ondas de radiofrecuencia dentro de una cámara cilíndrica donde se genera plasma caliente y una tobera magnética que acelera supersónicamente dicho plasma. Es un dispositivo sin rejillas, electrodos ni toberas sólidas, lo que aporta grandes ventajas en términos de simplicidad de funcionamiento y prolongación de la vida útil. Asimismo, estos motores pueden ofrecer niveles óptimos de prestaciones propulsivas para ciertas misiones espaciales, especialmente las que emplean vehículos completamente eléctricos; podrían beneficiarse de esta nueva tecnología desde programas de larga duración, como los viajes a Marte, hasta satélites de telecomunicaciones que operan en órbitas geoestacionarias, naves de transporte desde la tierra hasta una órbita lunar, satélites en órbita terrestre baja y constelaciones en órbita terrestre media.

Al tratarse de propulsión eléctrica, el motor de plasma helicón usa menos propulsante para cumplir ciertas misiones que un motor cohete químico, lo que permite reducir los costes de lanzamiento de los satélites o, por el mismo precio, aumentar consecuentemente su capacidad de carga útil.

SENER y la Universidad Carlos III de Madrid han desarrollado un prototipo del motor de plasma helicón, cuya primera ignición se realizó en el Laboratorio de Propulsión Eléctrica de la ESA a finales de 2015. Tras este primer encendido, se han realizado nuevas evoluciones del diseño que se han ensayado en las instalaciones de la UC3M. En los próximos meses, se prevé desarrollar un modelo de ingeniería para calificar el sistema previamente a su eventual demostración en vuelo.