Portada /Entrevista

En unos años vamos a tener las plantas más baratas en producción

Miguel Domingo, director de Medioambiente y Solar de SENER (a la izquierda) y Borja Zárraga, director de Negocio de Power, Oil & Gas de SENER (a la derecha).

Miguel Domingo, director de Medioambiente y Solar de SENER (a la izquierda) y Borja Zárraga, director de Negocio de Power, Oil & Gas de SENER (a la derecha).

¿Cuál es la actividad de SENER en termosolar? ¿Qué somos, un contratista llave en mano?

Borja Zárraga: SENER lleva a cabo la ingeniería y construcción llave en mano de plantas termosolares, fundamentalmente. Ese es nuestro sitio lógico. Y ayudamos mucho al cliente a llegar a la solución óptima, pues podemos asesorar en la configuración del proyecto desde el comienzo, incluso en la selección del emplazamiento.

Miguel Domingo: Pensamos que debemos liderar las decisiones que tengan relación con la tecnología, y son muchas, tanto en la ingeniería como en la construcción y la puesta en marcha. A partir de ahí, somos capaces de adaptarnos a muchísimas posibilidades. Nos gusta estar presentes en proyectos que sean realistas y que puedan salir adelante.

¿Qué balance hacen de estos años de avance en solar térmica?

M.D.: Un balance muy positivo: hemos hecho las cosas bien y el mercado cuenta con nosotros. Además, en unos años vamos a tener las plantas más baratas en producción. Ahora parece que reciben muchas primas - y creo que hay que primar lo mínimo – pero estos contratos se estructuran con financiaciones a 15 o 20 años y, a partir del año 20, las instalaciones siguen funcionando sin prima. En ese momento, como el combustible es gratuito, lo único que tienes que realizar es la operación y el mantenimiento. Hay centrales en EE UU que funcionan muy bien después de 30 años.

¿Qué aporta ahora SENER en reducción de costes?

M.D.: Analizamos diariamente unos 70 parámetros de todas las plantas en las que hemos intervenido, lo que nos da información clave para aumentar la eficiencia y reducir costes de cara a las próximas instalaciones, consiguiendo un mejor equilibrio para el modelo de negocio.

B.Z.: Hemos logrado una reducción importante en los últimos 10 años, pues hemos bajado el coste de las instalaciones a menos de la mitad con respecto a cuando empezamos. Pero todos los proyectos son muy diferentes, por lo que es difícil de cuantificar.

¿Queda margen aún para desarrollo tecnológico tanto en torre como en cilindroparabólica?

M.S.: Sí, en ambas tecnologías. Y tenemos muchas innovaciones en curso en componentes, instrumentación, hibridación, procesos, fluidos… Es un camino de mejora constante.

B.Z.: Nuestro principal foco de I+D es conseguir plantas más eficientes, más productivas, mejor operables… y eso no es un gran desarrollo, sino un montón de pequeños detalles para los cuales la experiencia de SENER en numerosos trabajos exitosos resulta fundamental. Contar con Gemasolar, por ejemplo, en nuestra cartera de referencias es básico.

¿Cuáles son las principales áreas de expansión de SENER en energía solar?

B.Z.: Dentro de los países que pertenecen al llamado cinturón solar, aquellos con mejor irradiación, estamos limitados a los estados que tienen un programa para incentivar la energía termosolar. Ahora nos encontramos muy centrados en Marruecos, con el parque solar NOORo (fases I, II y III), y en Sudáfrica, donde participamos en parque solar Bokpoort, Kathu e Ilanga y hemos ofertado, para ESKOM, una central de torre de 100 MW. Realizamos un seguimiento cercano de otros países como Chile, el área del Gulf Cooperation Council y Australia, que pueden tener un despegue inminente en termosolar. Otros países interesantes son China e India, aunque sus mercados de energías renovables aún tienen que madurar.

¿La energía solar puede ser una de las principales fuentes de energía del mundo?

M.D.: La termosolar no va a ser decisiva en el mix de renovables, pero sí tendrá importancia en países con buenos niveles de irradiación y necesidad de energía gestionable. Aunque se ha frenado un poco la inversión, por la crisis económica y por fracasos de algunas plantas, vemos con mucha esperanza su evolución.

B.Z.: Las renovables son el futuro, de hecho no vamos a llegar al Peak Oil, porque cada vez va a haber más energías limpias. Y, con la actual caída del precio del crudo, si este repunta las fuentes no contaminantes serán todavía más competitivas. El petróleo seguirá siendo necesario, a través de la industria petroquímica, pero tendrá un consumo mucho más racional. Por eso el futuro vendrá de la mano de las energías renovables. No vamos a estar en todas, pero sí en aquellas en las que disponemos de tecnología, como la solar.

¿En algún momento se llegó a vislumbrar que la actividad termosolar pudiera estar tan presente dentro del Grupo?

B.Z.: El sector termosolar ha sido un caso de éxito para SENER, con una parte de oportunidad y una parte de acierto. SENER supo aprovechar la oportunidad que brindaba la sociedad, mas hubo una serie de pasos de negocio certeros y una estrategia adecuada. Creo que, desde los inicios, fuimos capaces de ver que sí podría haber un cierto mercado y que tomamos decisiones estratégicas muy correctas, relacionadas con la elección de la tecnología: primero la cilindroparabólica y luego la torre y, en cualquier caso, con almacenamiento, mientras otros escogían diferentes configuraciones y tecnologías. Y la historia nos ha dado la razón.

¿Cuál es la estrategia de SENER para conservar la posición de liderazgo que ostenta hoy en el sector de la energía solar térmica?

B.Z.: En termosolar, la medida de tu éxito es la medida de tu credibilidad. SENER tiene como meta mantener esa confianza que hemos conseguido en estos años. Hemos disfrutado de una historia de éxitos y estamos trabajando para continuar con ella, dando lo mejor de lo que somos capaces a nuestros clientes. Nuestra estrategia es ir un paso por delante de la competencia y de las necesidades que vayan apareciendo.

M.D.: NOORo III va a ser, en este sentido, la constatación de la tecnología de torre, tras el éxito de Gemasolar, que era una planta comercial de 20 MW. Instalaciones como NOORo III, con 150 MW, tienen más sentido económico.

Galería

Borja Zárraga Miguel Domingo

Copyright SENER 2017