La diferenciación tecnológica como baza estratégica de SENER - Junio 2014 - No.47 /Al día

Inspección y fiabilidad, pilares fundamentales para lograr la excelencia en la gestión del mantenimiento

Plantas solares Valle 1 y Valle 2, propiedad de Torresol Energy.

Plantas solares Valle 1 y Valle 2, propiedad de Torresol Energy.

Las plantas de generación eléctrica de Torresol Energy tienen como uno de los pilares básicos de la filosofía de operación el compromiso de responder a las necesidades de los consumidores, evitando las paradas imprevistas causadas por las averías, que perjudican la estabilidad de la red eléctrica. Es por ello que la fiabilidad, basada en el mantenimiento predictivo y en la inspección, ha sido clave en el desarrollo de las plantas termosolares Gemasolar, Valle 1 y Valle 2, desde la misma fase de construcción. De este modo, se llevó a cabo un amplio estudio de la composición de las instalaciones, que nació de un riguroso análisis técnico y de criticidad de equipos y sistemas, y en el que también se evaluaron los mecanismos de falla y se seleccionaron las distintas técnicas de inspección para detectarlos. A partir de este estudio, se procedió a adquirir la tecnología necesaria para implantar un eficaz plan de mantenimiento predictivo y de inspección. El objetivo de este plan es localizar defectos potenciales en equipos rotativos, eléctricos y estáticos en fases incipientes, para evitar tanto el deterioro o defecto prematuro en los mismos como las interrupciones parciales o totales de la producción, y garantizar, de esta manera, la fiabilidad de los distintos activos de la planta.

Entre las técnicas predictivas aplicadas, destaca el análisis de vibraciones que, combinado con inspecciones sensoriales (vista, oído, tacto y olfato), resulta ser la técnica más completa para detectar defectos en fases incipientes en equipos rotativos, desde las turbinas –el corazón de nuestras plantas– hasta equipos principales como bombas de sales, HTF (Heat Transfer Fluid) y agua de alimentación, y también en equipos de menor peso, desde el punto de vista de disponibilidad de planta, pero de baja mantenibilidad. Dicha técnica es ejecutada a través de mediciones offline, con un colector de vibraciones portátil, y consiste en un estudio detallado de valores y frecuencias, denominado análisis espectral. También se analizan tendencias de mediciones online, medidas en continuo por sensores instalados en los equipos principales de la planta.

La siguiente técnica de mantenimiento predictivo es el análisis de aceite. Se aplica a equipos rotativos (turbinas) y eléctricos (transformadores) para detectar potenciales desgastes internos y el deterioro del aceite. Esta técnica se basa en el estudio de la degradación química y física del lubricante y permite tomar medidas preventivas y correctivas en fases incipientes de defecto y garantizar, así, que la calidad del aceite supera los requerimientos mínimos establecidos para cada equipo.

Puntos calientes, desequilibrio de carga y sobrecarga son parte de los fallos en equipos eléctricos, que pueden ser detectados mediante la técnica de termografía, que se basa en el estudio de imágenes de infrarrojos. A fecha de hoy, se han localizado dos puntos calientes de gravedad, uno en el transformador de 66 KV en Gemasolar y otro en la subestación de 400 KV en las plantas de Valle 1 y Valle 2. Gracias a esto, se han evitado potenciales fallas catastróficas que habrían interrumpido completamente la producción. Esta técnica permite, además, localizar defectos en equipos rotativos y estáticos, deficiencias operativas y pérdida de vacío en los tubos de colectores (SCE en sus siglas en inglés).

Torresol Energy vela por el estricto cumplimiento del plan de inspecciones reglamentarias exigido por la legislación, al que hay que sumar otras extraordinarias. Por ejemplo, durante la parada técnica de las plantas se ejecutan ensayos no destructivos (medición de espesores y partículas magnéticas) en intercambiadores de calor, tuberías y accesorios, para buscar posibles defectos en soldaduras, defectos superficiales en líneas principales y pérdidas de espesor en tuberías.

Como conclusión, la excelencia en el mantenimiento predictivo y la inspección se logra al combinar distintas técnicas predictivas sobre un mismo activo. De este modo, se pueden detectar los diversos mecanismos de fallo en fases incipientes, lo cual conlleva tomar medidas correctivas o preventivas a tiempo, neutralizar la evolución del efecto y, con esto, conseguir un mantenimiento correctivo/preventivo planificado. Así, a medio plazo es posible sustituir parte del mantenimiento preventivo por el mantenimiento basado en condición, lo que reduce significativamente los costes de mantenimiento y supone un aporte fundamental para lograr la excelencia en la gestión del mismo. Por último, cabe recordar que todas las tareas que se ejecutan en las plantas de Torresol Energy están sujetas a los más altos estándares de seguridad y vigilancia del medio ambiente.

Copyright SENER 2019