Portada /Tribuna

José Ignacio González-Aller. Director general de la Fundación CODESPA


El nuevo rol de la empresa ante los retos sociales

Las empresas viven un escenario económico y social que enfrenta, al mismo tiempo, apasionantes oportunidades y preocupantes retos. Las oportunidades surgen de la mano de los avances tecnológicos, el acceso a la información y los mercados globales, desatando una ola de innovación sin precedentes. Los retos surgen asociados a las carencias que afectan a millones de personas, aún la mayoría, que viven en sociedades inmersas en problemas de pobreza extrema, conflictos e incumplimiento de los derechos humanos básicos.

La globalización de los mercados hace, precisamente, que las empresas operen en muchas de estas sociedades afectadas por graves problemas de pobreza e inequidad. Las empresas actúan como dinamizadoras de oportunidades allá donde operan, pero cada vez resulta más relevante que las actividades empresariales se desarrollen con criterios de responsabilidad social y ambiental, devolviendo a su entorno impactos positivos que van más allá de los tradicionalmente esperados de cualquier actividad empresarial.

La responsabilidad social corporativa de las empresas surgió como una respuesta madura ante esta realidad. La empresa tiene una enorme capacidad de influencia en la sociedad y su modo de hacer negocios impacta de manera profunda en las oportunidades de desarrollo de las sociedades donde están presentes, especialmente cuando se trata de contextos de pobreza. De ahí que sea necesario que identifiquen y eviten los impactos sociales y ambientales negativos que genera con sus operaciones y, más allá, busque proactivamente oportunidades para contribuir a mejorar los problemas de su entorno. Además, actuar de esta manera revierte en beneficios para la empresa en términos de reputación, competitividad y mayor licencia para operar. Esta visión ha llevado a que las empresas reconozcan y formulen estrategias de sostenibilidad y generación de valor, buscando compartirlo con sus empleados, clientes, proveedores y comunidades donde operan.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados unánimemente por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y sus 193 estados miembros, representan un esfuerzo global por plasmar los objetivos que nuestra generación debe lograr si queremos, en los próximos 15 años, un mundo más humano, próspero y sostenible. Suponen un nuevo modelo de desarrollo económico, basado en criterios de inclusión (no dejar a nadie atrás) y de sostenibilidad (que las generaciones futuras puedan subsistir). Lo rompedor de esta nueva agenda es que el sector empresarial, sea cual sea su tamaño, ha sido llamado a integrar esta hoja de ruta en su estrategia empresarial. Se reconoce que no lograremos un mundo próspero y sin pobreza si la empresa no se involucra en este esfuerzo global.

Ante este escenario, que representa una oportunidad sin precedentes, miles de empresas líderes están revisando sus operaciones para generar dinámicas de crecimiento más incluyentes y sostenibles, y así, contribuir a la lucha contra la pobreza, poniendo en juego sus capacidades empresariales.

Por este motivo, SENER, junto con Telefónica, Fundación Bancaria La Caixa BBVA y ENDESA y con el apoyo de The Boston Consulting Group y la escuela de negocios IESE, promovieron en 2015 la creación del Observatorio Empresarial contra la Pobreza, una iniciativa gestionada por Fundación CODESPA. Conscientes de que identificar los problemas sociales en los que la empresa puede intervenir no es tarea fácil, el Observatorio responderá a la pregunta ¿cómo puede una empresa con su negocio, empleados, tecnología, resolver los principales retos sociales de nuestro mundo?

Galería

José Ignacio González-Aller. Managing Director of Fundación CODESPA.

Copyright SENER 2017